lunes, 5 de marzo de 2012

Descubriendo nuestra aficción preferida....

....pronto empezamos, pero creo que lo tiene bastante claro, y es que no hay persona más feliz sobre la faz de la tierra que Camino con pinturas, rotuladores o similares.

No tendría nada de malo, si no fuese por cómo nos ponemos, menos mal que sabe que antes de empezar a pintar se tiene que poner el baby, porque así es como terminamos.

Cuando ya no tenía más superficie que pintar, uso la cara de lienzo
¡¡Estilismo de andar por casa!!



Claro que si pintamos la cara, las manos no iban a ser menos


Y encima por el cumple le regalaron una pizarra blanca y magnética, ¿a quién le toca revisar luego las piececitas?..........a mi

Práctica, muy práctica, pero......las piezas se las traen
(necesito ponerme gafas, lentillas...)

8 comentarios:

Silvia dijo...

Esta guapisima toda pintorrojeada, que guapina, que cara de yo no he sido jajajaaj
Muchos besos!

Chuchuwa-chuchuwa dijo...

Está guapa hasta pintada!!

uy esas piezas me las conozco yo!!!


salen por todas partes jeje

De compras con Pebbles y Wilma dijo...

jajajaja, ay que me la como y yo me quejo de la mía jiji. Ainara acaba también con las manos puff pero la cara no jiji, eso cuando le da por sacar sus maquillajes, en fin que disfruten.

Susana santos escudero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
susana dijo...

Jajajja pobre Camino... reza para que no la de por pintar paredes que entonces estas perdida!!
Esta monisimaa hombre!!jajaja
Un besito

Mamen dijo...

Felicidades a Camino aunque tarde,lo de la pizarra lo tengo ufff tanta letra y numero que lio al recoger ..pero aprenden,Ay madre como se puso que tal se lava???
Un beso

cristina dijo...

Y como disfrutan pintándose y pintando, a mi peque uno de sus regalos preferidos de cumple fueron las pinturas de la cara de imaginarium, la verdad es que están muy bien pq una simple toallita y no queda ni rastro.

Felicidades por sus tre añitos!

La maleta de Camino dijo...

Logramos quitarle la pintura con mucho trabajo, fue toda una aventura, era rotulador, así que costó bastante, pero no protestó ni un poco, con lo cual era consciente que lo había hecho mal, pero la pintura de las manos costó un poco más, pero al final se acabó quitando.